Insights

Todos perdemos con la cancelación del MWC 2020

14 February 2020, By Canela

El efecto mariposa se ha cumplido y el brote del coronavirus Covid-19 en la ciudad china de Wuhan ha provocado la cancelación del Mobile World Congress 2020 en Barcelona, a más de 9.000 kilómetros de distancia. Un evento que reúne a profesionales de todo el mundo y que es el primer gran acontecimiento víctima de la alarma provocada por el coronavirus; algunos ya se preguntan qué ocurrirá por ejemplo con los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 de este verano.

Nada ha podido frenar la oleada de retiradas de los expositores del MWC 2020, a pesar de las recomendaciones de la OMS de no limitar el tráfico internacional de viajeros; el hecho de que no hay alerta sanitaria en España ni se ha detectado ningún caso de coronavirus en Barcelona; o las medidas propuestas por los organizadores para evitar riesgos (controles de temperatura y una cuarentena para los visitantes procedentes de China). El miedo ha vencido a la razón.

La suspensión del Mobile World Congress 2020 es una pérdida para los organizadores y para Barcelona, pero también para el sector de las telecomunicaciones, las marcas que participan en el evento y las startups, emprendedores y otros colectivos que se benefician de su impulso.

Canela
MWC Barcelona

El impacto para Barcelona

Desde que empezó a celebrarse en Barcelona hace 14 años, el Mobile World Congress no ha dejado de crecer. En la edición del año pasado participaron más de 100.000 visitantes y 2.400 empresas expositoras. Se trata de directivos y profesionales de alto nivel, que durante una semana llenan hoteles y restaurantes, además de usar otros servicios como taxis y VTC. Por eso se estima que la cancelación del MWC 2020 hará que Barcelona deje de percibir unos ingresos de 500 millones de euros y además se perderán más de 14.000 empleos temporales.

Esta “lluvia de millones” no solo beneficia a la capital catalana, ya que su efecto se extiende a toda la zona metropolitana. En las ciudades de alrededor se hospedan muchos visitantes que no han encontrado alojamiento en el centro de Barcelona o no están dispuestos a pagar las cantidades astronómicas que se piden los días del congreso (hasta 1.000 euros por noche). El congreso de los móviles también es un filón para los apartamentos turísticos e incluso hay particulares que alquilan habitaciones y que este año se quedarán sin ese ingreso adicional.

Canela

El impacto para los organizadores

La organización del Mobile World Congress corre a cargo de la GSMA, una asociación que reúne a 750 operadores de telecomunicaciones y empresas afines de todo el mundo. A pesar de que organiza otros eventos similares en Los Ángeles y Shanghái, así como conferencias regionales, el congreso de los móviles de Barcelona constituye su actividad más destacada.

Solo con la comercialización de los 120.000 metros cuadrados de superficie de exposición entre los dos recintos de Fira de Barcelona (Gran Via y Montjuïc), por encima de 1.000 euros / m2, los organizadores del Mobile World Congress recaudan decenas de millones de euros.

A esto se suma la venta de entradas a los asistentes al congreso (800 euros la más barata), los contratos con patrocinadores y otras vías de ingresos. Los importes de estos conceptos se reembolsarán, pero no está claro quién asumirá los gastos realizados por expositores y visitantes en la preparación de stands, campañas de marketing, reservas de billetes y hoteles…

El impacto en el sector de las telecomunicaciones

Por ahora la crisis del coronavirus no ha tenido un impacto significativo en la cotización bursátil de los fabricantes de telecomunicaciones, a pesar de su fuerte dependencia de Asia. Tampoco la anulación del Mobile World Congress generará una repercusión inmediata en sus cuentas, más allá de los gastos ya desembolsados que los expositores confían en recuperar.

Sin embargo, el hecho de que este año finalmente no se celebre el mayor evento del sector de la telefonía móvil sí que supone un importante trastorno para sus estrategias de marketing.

Aunque nació como un congreso de perfil más bien técnico, en las últimas ediciones el Mobile World Congress de Barcelona se ha convertido sobre todo en una feria comercial. Un inmenso escaparate en el que los fabricantes y empresas del sector presentan sus nuevos terminales y demuestran sus tecnologías ante los cerca de 4.000 periodistas acreditados de todo el mundo.

Por ahora, nos quedaremos sin conocer estas propuestas, aunque algunos fabricantes ya están optando por presentar por su cuenta los nuevos terminales que guardaban para el MWC 2020.

El impacto en las startups y otros colectivos

Además de una gran feria comercial, en los últimos años el Mobile World Congress de Barcelona se ha convertido en un foro privilegiado para hacer contactos y cerrar tratos de negocio. La presencia en Barcelona de los directivos de las mayores empresas del sector, inversores de todo el mundo y gurús tecnológicos (desde Mark Zuckerberg de Facebook a Reed Hastings de Netflix) ofrece a las startups y una oportunidad única para darse a conocer.

En los últimos años, la organización del MWC ha potenciado esta faceta con eventos específicos para emprendedores (4YFN), jóvenes (YoMo) o creativos (xside). La cancelación del MWC 2020 supone que todos estos eventos paralelos no se celebrarán, de modo que los distintos colectivos perderán una gran ocasión de dar a conocer sus propuestas y proyectos.

Organizadores, expositores, visitantes, negocios locales, startups, emprendedores… Todos salimos perdiendo con la cancelación del Mobile World Congress 2020. Probablemente, el tiempo demostrará que no había razón para tanta alarma. En cualquier caso, ahora toca pasar página y empezar a trabajar todos a una en la próxima edición del congreso. Para que, como han pedido sus organizadores, el Mobile World Congress 2021 sea “el mejor de la historia”.

 

¿Qué se podría mejorar en las futuras ediciones del MWC? ¡Comenta en redes sociales!