News

“SloMo” de Chanel: nuestra séptima apuesta por el “spanglish” en el festival de Eurovisión

9 mayo 2022, Babbel

La plataforma de idiomas Babbel ha realizado un análisis sobre el recorrido de los idiomas en las candidaturas españolas del festival

Además, ha analizado también el crecimiento de su audiencia centennial y el auge en el consumo de contenidos en inglés en ese sector de la población

Eurovisión se ha convertido en una cita mundial -con más de 183 millones de espectadores en su última edición- en donde multitud de lenguas y culturas se ven representadas en la pequeña pantalla. Se han cantado temas en más de sesenta idiomas a lo largo de toda su historia, una pluralidad que se ha visto favorecida desde la libertad idiomática acordada en 1999. En esta edición, España presentará su canción “SloMo”, interpretada por la artista Chanel, que se convertirá en la séptima apuesta en la historia del festival por un híbrido de inglés y español.

Por su parte, Babbel, empresa educativa dedicada al aprendizaje de idiomas, ha querido analizar el recorrido idiomático de España en Eurovisión. También ha investigado, a través de una encuesta realizada con Beruby, sobre las diferencias entre la Generación Z o centennials (de 18 a 24 años), Generación Y o millennials (de 25 a 39) y Generación X (de 40 a 56) en su consumo de contenido audiovisual y la relación con otras lenguas, una radiografía que se aprecia a la perfección en este festival internacional.

Antes de la apuesta de Chanel, España presentó hasta en seis ocasiones canciones en “spanglish”. La primera fue “Lady lady” en 1986, un tema de Bravo. Poco después le seguiría “Made in Spain (La chica que yo quiero)” en 1988, interpretada por el grupo La Década Prodigiosa. Precisamente, “Europe’s living a celebration” de Rosa López se convirtió en una de las apuestas más queridas por la audiencia y en la tercera incursión  española en ambas lenguas. “I love you mi vida”  en 2007 de D’Nash fue la cuarta y también se atrevió Soraya Arnelas en 2009 con “La noche es para mí”. La sexta y última apuesta antes de la de Chanel fue la de Manuel Navarro en 2009 con “Do it for your love”.

Sin embargo, España también ha probado suerte con temas con la mayor parte de su letra en lengua anglosajona. La primera fue Ruth Lorenzo con “Dancing in the rain”, que le sirvió para alcanzar una novena posición. La misma fórmula utilizó la artista Barei en 2006, con su canción “Say Yay!” con la que acabó con el vigésimo segundo puesto del festival.

¿Tienen más oportunidades de ganar Eurovisión las canciones en inglés?

Lo cierto es que si analizamos a los ganadores desde 1999 se ve una clara predominancia del inglés, ya que los temas en este idioma se alzaron con el primer puesto en 17 ocasiones. Por su parte, las canciones bilingües lo han hecho solo en dos, en 2004 y en 2016, coincidiendo con las dos victorias de Ucrania en la historia del concurso. Por último, los temas en el idioma nativo del país ganaron Eurovisión hasta en tres ocasiones.

Idiomas en los que las generaciones consumen el entretenimiento

Precisamente, ha sido la cuota de espectadores de Eurovisión entre 15 y 24 años la que ha aumentado en 7 puntos respecto a la edición anterior, lo que representa un 52,8% de la audiencia total, suponiendo más de la mitad de sus espectadores, según datos de la Unión Europea de Radiodifusión (UER). En este contexto, una encuesta de Babbel señala que un 50,4% de la generación más jóven consume el contenido en su idioma original

Este hecho dista significativamente de lo que ocurre en la Generación X, en donde un 97,2% afirma consumir entretenimiento siempre doblados al español, lo que reduce a un 2,8% de personas el sector que opta por la VO y que podría suponer una barrera a la hora de seguir el festival. En cuanto a la generación intermedia, los millennials, un 30% sostiene consumir al menos la mitad de su contenido en versión original. 

Las redes sociales también suponen una ventana al mundo con la que consumir contenido en cualquier idioma. De hecho, el 21,3% de los centennials declara que al menos el 50% de cuentas a las que siguen son en inglés. Y si ponemos el filtro en un 25% del contenido seguido en redes sociales, entonces son más de la mitad, un 51,1%. 

Estos datos arrojados por la encuesta realizada por Babbel, estarían alineados con el impacto creciente de Eurovisión en redes y, particularmente, en sus perfiles oficiales. Los canales oficiales del festival lograron generar en su última edición un total de 14 millones de acciones de participación en sus publicaciones.

Esteban Touma, profesor de español de Babbel Live, la plataforma online que posibilita la aprendizaje de lenguas en vivo, ha analizado este fenómeno y ha señalado que “el Festival de Eurovisión supone un intercambio idiomático muy positivo, no solo porque es una celebración internacional accesible a audiencias masivas de varios países, también porque la variedad de lenguas promueve el entendimiento mutuo entre las personas”.