News

Salir de la gran ciudad tiene beneficios fiscales: deducciones en zonas con riesgo de despoblación

13 febrero 2023, Taxfix

Escapar de las grandes urbes asusta a todo aquel que siempre haya vivido bajo las comodidades de la gran ciudad. La amplia oferta de ocio y el acceso a servicios disponibles las 24 horas del día son, entre otras cosas, las ventajas de vivir en zonas con alta densidad de población.  No obstante, la incertidumbre del mercado laboral es una de las mayores preocupaciones por las que la ciudadanía decide aferrarse a ciudades con mayor actividad económica. Sin embargo, el auge del teletrabajo ha promovido que empresas de varios sectores apuesten por la modalidad Work From Anywhere, que permite a los empleados mantener sus responsabilidades dentro de la compañía sin importar el sitio donde se encuentren.  Con esta modalidad, dar el paso y mudarse a una zona despoblada puede ser un buen punto de partida, ya que es posible combinar el ritmo de trabajo de la gran ciudad con la tranquilidad de las zonas rurales una vez acabada la jornada laboral.

El interés de las personas por mejorar su calidad de vida se complementa con el afán de las pequeñas poblaciones por dar vida a sus calles, llegando incluso a tomar medidas excepcionales. Además, el riesgo de despoblación es una problemática especialmente preocupante en territorio español, ya que, según un informe del Banco de España publicado en 2021, el 42% de municipios están en riesgo de padecer este fenómeno demográfico. Para apoyar estas zonas, las comunidades autónomas han promovido diferentes medidas para incentivar el éxodo de los ciudadanos hacia las localidades con menor densidad de población. No  obstante, no son todos los vecinos que se pueden acoger a estas deducciones en la declaración de la renta. Por ello, Taxfix, la plataforma líder en Europa para realizar la declaración de la renta, repasa algunas de las ventajas económicas que pueden disfrutar los españoles por abandonar el ruido y la contaminación de la gran ciudad: 

  • Deducciones por la compra o rehabilitación de viviendas

Las medidas económicas que están tomando las comunidades autónomas españolas hacen que mudarse a una zona en riesgo de despoblación sea hoy una opción más interesante que nunca si queremos ahorrar una buena cantidad de dinero en nuestro ejercicio fiscal.  Por ejemplo, comprar o rehabilitar una vivienda en municipios en riesgo de despoblación de Aragón, Asturias, Castilla y León, Castilla la Mancha y La Rioja, supone una deducción en la declaración de la renta de entre un 5% y un 15%. Además, cabe destacar que Asturias, Cantabria, Castilla y León y Extremadura apuestan por el alquiler, ofreciendo una deducción de entre el 20% y el 25% en aquellas zonas con baja densidad de población.

  • Deducciones para incentivar el trabajo

Pese a que dependiendo de tu oficio no puedas disfrutar de modalidades como la de Work From Anywhere– debido a que muchas profesiones requieren de la presencialidad- no significa que no vayas a tener beneficios fiscales por trabajar en zonas con riesgos de despoblación.  Para impulsar las poblaciones rurales con un nivel de actividad económico más bajo, se han promocionado iniciativas que motiven a los ciudadanos a emprender su vida laboral en pequeños municipios.

En el caso de Asturias, por ejemplo, el gobierno autonómico ofrece 1.000 euros a aquellos contribuyentes que decidan emprender un negocio en zonas en riesgo de despoblación o bien, a aquellos que lo hagan por cuenta ajena, mientras que en Galicia se ofrece una deducción del impuesto de transmisiones del 100% por la adquisición de un bien inmobiliario situado en áreas rurales si éste va a ser dedicado a una actividad económica. 

  • Deducciones por la manutención de hijos

Uno de los problemas que más ha preocupado a los gobiernos europeos durante los últimos años es el envejecimiento de la ciudadanía. Esta problemática se acentúa en localidades con menor densidad de población, ya que, en busca de una mayor oferta educativa y mejores oportunidades laborales, los jóvenes abandonan las zonas rurales para asentarse en grandes ciudades. 

Con el objetivo de paliar las consecuencias del envejecimiento de la población, que podría ocasionar la desaparición de los pueblos y pequeños municipios, una de las deducciones que se facilita con más frecuencia es la de la manutención. Es el caso de Andalucía, Aragón y Castilla y León, que cuentan con una deducción por cada hijo nacido o adoptado en municipios con riesgo de despoblación. Por último, Cantabria permite la deducción de  hasta 900 euros anuales para gastos de guardería por cada hijo de aquellos que viven en zonas despobladas.

En otras comunidades autónomas, como Asturias, además de aplicar ayudas por nacimientos de hasta 2.200 euros, también contemplan deducciones de hasta 300 euros para los menores de 25 años que estudien bachillerato, FP o vayan a la universidad para reducir el coste del transporte hacia el centro educativo