News

Las 12 leyes más “absurdas” que debes conocer antes de volver a viajar

8 julio 2020, Babbel

Cuidado con hacer castillos de arena en las Islas Canarias, tirar de la cadena a determinadas horas en Suiza, besarse en las estaciones de tren francesas o mascar chicle en Singapur

Cada país tiene sus peculiaridades, incluidas leyes y normas propias. El objetivo primero de una legislación es garantizar la convivencia pacífica en la sociedad así como prevenir posibles delitos. Aun así, a veces, algunas leyes parecen rozar lo absurdo, bien porque tienen su origen en otra época o porque reflejan importantes diferencias culturales. Babbel, la aplicación líder del aprendizaje de idiomas, ha seleccionado las leyes más extrañas en vigor en el mundo. Pese a la próxima apertura de las fronteras tras más de tres meses de confinamiento nacional, conviene no apresurarse y tomarse un tiempo para informarse sobre la legislación del país que se desea visitar.

Por muy extrañas que puedan parecer ciertas normas y a pesar de que se apliquen muy poco, puede resultar útil conocerlas antes de emprender un viaje y evitar así encontrarse en situaciones incómodas. Sin embargo, también nos encontramos con esta situación dentro de nuestras fronteras. Sea cual sea el destino este verano, más vale estar informado:

En España

  • En Tenerife tendrás que dejar tus cubos y rastrillos en el hotel, ya que está prohibido hacer castillos de arena en la playa, mientras que en los arenales de la ciudad de Málaga, no podrás jugar a las palas o a actividades similares.
  • Ojo también con pasarlo demasiado bien en las terrazas de Sevilla. En efecto, una ley prohíbe jugar al dominó o a los dados en el exterior de los bares hispalenses.
  • Y si tienes pensado visitar con tu perro el municipio de Villanueva de la Torre recuerda enseñarle buenos modales antes de vuestro viaje. En este pueblo de Guadalajara, ¡nuestros amigos de cuatro patas tienen prohibido ladrar por la noche y a la hora de la siesta!

En el resto del mundo

  • Francia es el país más visitado del mundo, ¿pero sabías que una ley, todavía en vigor, prohíbe a los enamorados besarse en las estaciones de tren? Aprobada en 1910, esta prohibición tenía por objetivo limitar los retrasos en la red ferroviaria.
  • La Torre Eiffel es uno de los monumentos más fotografiados del mundo, ¡pero ojo con sacarle fotos por lo noche! Instalada en 1985, su iluminación nocturna es considerada una obra de arte y está por lo tanto protegida por derechos de autor. Quien use o comparta fotos nocturnas de la Torre Eiffel para fines comerciales se enfrenta a una demanda judicial.
  • Las montañas de Aspen, en Estados Unidos, son un destino idílico para pasar unas vacaciones de invierno. Sin embargo, se recomienda no iniciar una batalla de bolas de nieve. En efecto, en Aspen es ilegal lanzarse bolas de nieve, ya que estas son consideradas proyectiles. Nuestro consejo: ¡búscate otras actividades lúdicas menos bélicas!
  • En Suiza está prohibido tirar de la cadena del váter después de las 22 horas. El propósito de esta ley es proteger del ruido y favorecer el descanso de los ciudadanos. Aunque esta norma ya no se aplique, conviene siempre ser lo más discreto posible para no molestar a los vecinos cuando se visite el país helvético.
  • ¿Tienes planeado visitar las Cinque Terre en Italia? Lamentamos anunciarte que tendrás que dejar tus chanclas en la maleta, ya que estas están prohibidas. ¿Y por qué? Pues porque este tipo de calzado causó en el pasado demasiados accidentes en los famosos acantilados de esta región. No cabe duda que no hay nada mejor que unos buenos zapatos de senderismo.
  • Una ley antigua impone a los milaneses y milanesas sonreír a todas horas y en todos lugares, salvo en hospitales y entierros. Promulgada en el siglo XIX, esta normativa fue impuesta por los austríacos que, por aquel entonces dominaban Milán. ¿Y qué pretendían exactamente? Pues lograr que la ciudad lombarda fuese conocida. Pero no te preocupes y relaja tus músculos faciales: aunque nunca haya sido derogada, esta ley ya no se aplica.
  • En Malasia conviene no decantarse por las prendas amarillas. En 2011, un grupo de activistas vestidos de amarillo quiso derrocar al rey y al Gobierno. Considerado como símbolo de la oposición, quien se vista de ese color se enfrenta a una multa de 1.000 euros.
  • En Singapur está prohibido mascar chicle desde 1992. El origen de esta ley tiene que ver con un incidente que se produjo en el metro así como con los costes elevados relacionados con la limpieza de las gomas de mascar. Hace 23 años, un chicle bloqueó un mecanismo del metro de la ciudad, impidiendo su correcto funcionamiento. Y la cosa va en serio: quien infringe esta norma puede ser castigado con una multa de 1.000 euros. La ley fue revisada en 2004 para autorizar la compra de chicles pero… ¡únicamente con receta médica!
  • Y por último, queremos recordar a los amantes de la fotografía que en Arabia Saudí está terminantemente prohibido tomar fotos de los edificios militares y gubernamentales.