Insights

“Y hoy, ¿qué hay en la tele?” La pregunta con la que nuestros padres no perdían tiempo

22 abril 2021, By Ana Escudeiro, Junior Account Executive en Canela

Como con cualquier otro producto, elegir contenidos audiovisuales conlleva un tiempo de decisión para cada usuario. Antes de la llegada de las plataformas de VOD (Video On Demand), bastaba con que los espectadores se sentasen en sus sofás y pulsasen el botón rojo del mando para encender la televisión, ya que la parrilla de programación venía impuesta. Y aunque ahora no poder ver el capítulo de una serie por haber perdido el día de emisión resulte, cuanto menos, arcaico, durante décadas representó la única manera de consumir contenidos desde casa.

Y es que esta industria también ha sucumbido al fenómeno de la inmediatez, al irrumpir Netflix, HBO, Prime Video y otras tantas plataformas que fueron ocupando su lugar en el sofá de todos para que pudiésemos ver dónde fuese y cuándo fuese nuestros contenidos favoritos. Se acabó lo de esperar meses para ver cómo acababa esa serie porque ¡pum! pasó a estar disponible la temporada completa y, por supuesto, nada de tener que comprar o alquilar películas porque también podíamos tenerlas con tan solo unos cuantos clics. Pero ante este “plan perfecto”, con una abrumadora oferta en los catálogos, empezamos a preguntarnos: “y hoy, ¿qué vamos a ver?”.

La indecisión de la que Netflix ya es consciente

Según un informe de Nielsen, un adulto dedica de media 7,4 minutos al día a tomar la decisión de qué ver en los servicios de streaming, lo que supone un total de 45 horas al año. Es decir, tardamos casi el mismo tiempo en ducharnos que recorriendo con el mando los catálogos de las plataformas a las que estamos suscritos. Acabar de consultar las sugerencias y no acabar de decidirse por nada es, de hecho, un hábito demasiado común. Netflix lo sabe y, por eso, ya ha inaugurado un canal con programación lineal. De momento, está disponible en Francia desde el pasado mes de noviembre.

Aunque el camino natural de la televisión en abierto es volcar sus contenidos en formatos a la carta, Netflix, en esta ocasión, ha recorrido el camino inverso. Es una manera de tomar las decisiones por el usuario y una estrategia para poder dar a conocer sus nuevos contenidos, lo que encaja con aquellos usuarios a los que no les apetezca buscar ese día y acepten el factor sorpresa y se fíen de los criterios del proveedor. El proyecto de la empresa norteamericana está todavía en fase de prueba, quién sabe si funcionará solamente como piloto o será una apuesta de largo recorrido.

 

Canela

El camino de las plataformas en España

A pesar de que la indecisión a la hora de consumir productos audiovisuales se coloca como un factor determinante en la oferta de contenidos, la realidad a la que se enfrenta la televisión en abierto, y por la que lleva ya algunos años moviendo ficha para retener a su audiencia y ganarse al público más joven, es que aquellos hogares en los que existe suscripción de servicios de vídeos en streaming (OTT), el consumo tradicional de televisión desciende[1].

Las cifras de Atresplayer Premium crecen mes a mes y superan ya los 250,000 usuarios suscritos, con el estreno de series tan exitosas como Veneno, una apuesta que demuestra la importancia de adaptarse a otros formatos y al paradigma por el que se rigen: aquí  y ahora. Por supuesto, Atresplayer no es el único paso al frente que han dado los canales de televisión tradicionales en España: LOVEStv es la nueva plataforma de las televisiones (Atresmedia, RTVE y Mediaset) que pretende mejorar la experiencia de los espectadores e integrar todos los contenidos disponibles en abierto.

Resulta innegable el cambio en el consumo de televisión aunque todavía quedan algunas incógnitas de hacia donde virarán finalmente las preferencias de los espectadores sobre el formato. ¿Acabará predominando un modelo sobre otro? ¿O será un híbrido? ¿Qué fórmula infalible utilizaremos para decidir qué ver cada noche? La verdad no la sabemos, pero, como siempre en Canela, estaremos con el mando de la “tele” en la  mano por lo que pueda pasar en nuestras pantallas.

 

[1] Informe de Kantar Media de 2019.