Insights

Cómo hacer que tu agencia se distancie de las ‘fake news’

20 enero 2022, By Paula Valdés, Junior Account Executive en Canela

Estos son los cinco rasgos de las noticias falsas que toda agencia debería evitar en sus comunicados

Las agencias de comunicación estamos en contacto constate con los medios y somos una fuente de información para muchas de las noticias que leemos a diario, aunque a veces el lector no sea consciente de ello. Esto supone que las comunicaciones que lanzamos se adapten al estilo periodístico y a las tendencias del momento. Si en los últimos años el mayor problema informativo han sido las noticias falsas, ¿qué podemos hacer las agencias de comunicación para no contribuir a este fenómeno y promover que no lo hagan los medios con los que trabajamos?

Las fake news tienen unas características definidas por diversos autores, como Blázquez-Ochando o Alandete, y son precisamente estos rasgos los que debemos evitar en nuestras informaciones:

1. Alteración de los hechos en distintos grados

Este es el rasgo principal de las noticias falsas: contar medias verdades. Más allá de las implicaciones éticas que tiene no mantenerse fiel a la verdad, es importante que desde la agencia se comunique toda la información relevante (y que no sea confidencial, claro), ordenada y que, aun estando en línea con los valores de nuestros clientes, real. Además de contribuir a que el periodista redacte una información completa, la agencia se ganará su confianza y, por ende, la de los lectores.

2. Discurso superfluo de las noticias

Las noticias falsas carecen de información, no desarrollan temas en profundidad porque no tienen datos ni fuentes suficientes para formar una narrativa completa. Por este motivo, hay una escasez de texto que desarrolla la noticia y se mezclan diferentes temas inconexos. A la hora de redactar un contenido, desde la agencia debemos asegurarnos de contar con fuentes que abalen los hechos más allá de los clientes, por ejemplo, a través de estudios o encuestas elaboradas por terceros. El denominado Third Party Endorsement. También debemos facilitar una contestación a las 5W en los contenidos para que los periodistas puedan informar con rigor y calidad.

Canela

3. Discurso emocional primario con vocabulario y recursos lingüísticos propensos a mensajes embaucadores, exageraciones, hipérboles y circunloquios

No debemos olvidar que, aunque las emociones son una de las principales herramientas de la comunicación y permiten conectar con el público, como profesionales de la información debemos evitar recurrir a un lenguaje poco riguroso y a recursos lingüísticos que den lugar a equívocos. Además, este discurso se acerca al sensacionalismo y a prácticas poco recomendables de la publicidad y el marketing, que se deben evitar en informaciones periodísticas.

4. Titulares (demasiado) cortos e impactantes

Captar la atención de la audiencia es esencial para transmitir un mensaje; sin embargo, esto no debe suponer sacrificar la verdad. El fenómeno del clickbait a menudo supone una manipulación de la información al tratar de captar al lector con un solo elemento descontextualizado. Apoyarse en antetítulos y subtítulos y contestar a varias W en el titular puede ayudar a que, además de captar la atención, no se pierda rigor.

5. Inmediatez de la información

Con los nuevos canales se demanda información cada vez más rápido y, a menudo, parte de esta se queda por el camino. La planificación de un envío es clave en este caso: estar en contacto con el periodista en un flujo de información constante y facilitar todos los datos disponibles contribuye a que desde el primer momento se realice un trabajo de calidad. Si el periodista tiene que recurrir a otras fuentes menos fiables por falta de información, perjudicará a la agencia y a sus relaciones con éste, además de dar pie a noticias falsas. No olvidemos que las fake news incluyen informaciones veraces para ganarse la confianza de sus lectores.

La forma de hacer noticias cambia a medida que la información gana protagonismo en la red y los medios adaptan su producción a las métricas en línea, lo que prioriza la inmediatez y los clicks sobre el rigor y la verificación, lo que ha contribuido en gran medida a la distribución masiva de noticias falsas. Sin embargo, las nuevas formas de llegar al público no están reñidas con la calidad. Desde las agencias podemos aplicar prácticas que no contribuyan a la desinformación, sino a un ecosistema mediático caracterizado por el rigor y la profesionalidad.

Para saber más sobre cómo identificar fake news, puedes consultar este otro artículo de Canela Insights.