News

El 72% de las víctimas de trata en todo el mundo son mujeres y niñas

25 noviembre 2019, Sonrisas de Bombay

Solo en Bombay, una mujer forzada a ejercer la prostitución genera 13.000 dólares anuales de beneficio a sus explotadores

España es uno de los principales países europeos de destino de la trata de mujeres con fines de explotación sexual

La trata de personas es el tercer negocio ilegal más lucrativo del mundo: genera 650.000 millones de dólares anuales, lo que equivale al 1,5% del PIB mundial. Solo en Bombay, una mujer forzada a ejercer la prostitución genera 13.000 dólares anuales de beneficio a sus explotadores. La India es el peor país para nacer mujer de todo el mundo, pero no el único.

A nivel global, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) calcula que cada año 1,2 millones de niños y niñas son traficados en todo el mundo. El hecho de que la mayoría de las víctimas de trata sean mujeres y niñas (el 72%, según la UNODC en su informe global 2018) no es casual. La trata de personas es doblemente cruel si la víctima es mujer, menor de edad y es explotada con fines sexuales, ya que sufre más violencia por parte de sus captores, es sometida a las peores tareas y tiene mucho más difícil huir de esa situación.

 

España, país receptor de mujeres con fines de explotación sexual

Entre 2013 y 2018, la Unidad de Extranjería de la Fiscalía General identificó 1.174 mujeres víctimas de trata, de un total de 1.181 casos. Sin ir más lejos, en España no se tipificó el delito de trata de seres humanos hasta el año 2010, cuando se introdujo el artículo 177 bis en el Código Penal. El fiscal de Sala coordinador de Extranjería, Joaquín Sánchez-Covisa, experto en la trata de personas, apunta una dirección en la lucha contra este problema: «la trata con fines de explotación sexual se reduciría si se tipificara penalmente el proxenetismo, tal como establece el Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena» de Naciones Unidas, firmado en 1949 y ratificado por 83 países.

El seguimiento efectuado por la Unidad de Extranjería de la Fiscalía en España refleja que «en la actualidad en España está gravemente asentada la trata de mujeres con destino a la prostitución; que se mantiene un índice muy inferior, pero con episodios extraordinariamente graves.”

En estos momentos España está trabajando la creación de una comisión que, en cumplimiento del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, elaborará un borrador de proyecto de “Ley Integral contra la Trata con fines de explotación sexual”.

 

Un problema global

En algunos países el hecho de contar con una ley que persiga los delitos no basta para acabar con el problema. Por ejemplo, la India cuenta con una ley (la Ley de prevención de tráfico inmoral, ITPA) y los artículos 366 y 372 del código penal, que establecen penas de entre siete años hasta cadena perpetua contra el tráfico de personas, pero en la práctica no tienen el efecto deseado. La falta de recursos económicos para poner en marcha medidas, coordinación y dotación presupuestaria a la ley; la aún escasa formación de los cuerpos policiales y su participación en el negocio ilegal a través de sobornos; o la falta de protección a las víctimas que denuncian, son algunos factores que impiden la eficacia de estas medidas legislativas.

A pesar de los notables avances en cuanto a coordinación, legislación y recursos que se han activado en todo el mundo para perseguir la trata de personas, los datos siguen arrojando cifras preocupantes. Cada año en todo el mundo se denuncian y desarticulan más redes de trata, y más víctimas son rescatadas, pero inmediatamente nuevos explotadores y nuevas víctimas pasan a ocupar su lugar.

Naciones Unidas impulsó en 2010 la iniciativa «Acción mundial contra la trata», un plan global en el que se apela a todas las partes de la sociedad de los países a contribuir en la lucha contra la trata de personas. La Unión Europea también cuenta con estrategias y mecanismos legales, desde el Convenio del Consejo de Europa hasta la Directiva 2011/36/UE. Las constituciones y códigos penales de los países cuentan con medidas para hacerle frente y perseguirlo. Sin embargo, las cifras no dejan de crecer.

 

Qué hacen las ONG

Para las ONG que trabajan con foco en la lucha contra la trata de personas, la situación supone un importante desafío. Atender a las víctimas es la prioridad, así como coordinar esfuerzos en la prevención y la denuncia junto a las autoridades locales. Pero reconocen que es «luchar contra un enemigo que se regenera constantemente aunque se corte una de sus partes«, afirma Jaume Sanllorente, de Sonrisas de Bombay. Sin ir más lejos, una de las víctimas que fue rescatada por Sonrisas de Bombay comentó al propio Sanllorente que “este es el negocio que más debería avergonzar a la humanidad. Si nosotras tuvimos que vender nuestro cuerpo es porque otros vendieron su alma”.