News

Crisis coronavirus | La educación online, el enésimo desafío de la España vaciada

21 abril 2020, Viasat

Desde que se decretase el Estado de Alarma y millones de ciudadanos se vieran obligados a quedarse confinados en sus casas, la actividad económica del país ha ido limitándose progresivamente hasta los servicios más básicos. En el caso de la educación, alumnos y profesores han tenido que asumir el cierre de las aulas para tener que incorporar nuevas rutinas de aprendizaje: materiales didácticos colgados en la red, contacto vía email e, incluso, clases en tiempo real a través de la pantalla del ordenador. Estas son las nuevas claves que marcarán el final del curso académico en España en plena crisis sanitaria por el coronavirus.

El proceso de digitalización en el ámbito educativo era, antes de la llegada del COVID-19, una realidad que se contemplaba más bien a largo plazo, en la que ya se habían incorporado avances significativos como herramientas para la mejora de la comunicación entre padres y educadores o para accesibilidad de materiales. Sin embargo, la teledocencia se ha convertido ahora en todo un desafío para el sistema, que ha tenido que gestarse, además, en tiempo record y que pone a prueba a miles de centros, profesores y estudiantes.

Por un lado, es necesario que todas las familias dispongan de un ordenador, tablet u otro dispositivo a disposición del alumno. Se precisa también una conexión a la red de calidad, lo que depende únicamente de las posibilidades de cada vivienda. Esta ecuación, abre una brecha poblacional y pone de manifiesto las carencias de las zonas rurales y la falta de infraestructuras necesarias para fibra óptica o incluso ADSL. Por eso, ante la imposibilidad de estas dos opciones, gana fuerza la conexión vía satélite, cuyo alcance es universal y solo depende del acceso a cielo.

En España, más de 4 millones de personas carecen de una conexión de calidad, es decir, que llegue a los 30 Mbps que es la velocidad mínima recomendada por la UE. ”Creemos firmemente en poder acabar con esas desigualdades y en poder hacer llegar la conexión vía satélite como solución al servicio de ciudadanos en un momento tan excepcional como este”, ha recalcado José Padilla, director de operaciones de Viasat. “Somos conscientes del desafío que afronta la educación en este momento, por eso queremos que la falta de infraestructuras necesarias por la conectividad de alumnos y profesores se convierta en el menor de los problemas, y eso es posible hoy y en cualquier de la península gracias a la conexión vía satélite”, ha añadido.